El temido cáncer de piel es el melanoma

Melanoma, uno de los enemigos silenciosos de nuestra salud

El cuerpo humano utiliza la melanina para a modo de fotoprotección, dificultando a la radiación solar que puede crear ciertas lesiones en los tejidos de la piel.

El temido melanoma en un tipo de cáncer de piel que se forma en los melanocitos. Aparece cuando las células llamadas melanocitos se convierten en malignas. 

El color de las lesiones que se producen en este tipo de cáncer de piel es normalmente marrón oscuro o negro, siendo sus células una continua fuente de melanina, aunque en ocasiones puede cursar sin aumento de dicha síntesis de melanina, presentando las lesiones un aspecto rosado o ligeramente parduzco.

Cualquier parte de la piel puede ser víctima de este desagradable cáncer, siendo el pecho y la espalda en los hombres y las piernas en las mujeres. También pueden aparecer en sitios como la cara o el cuello.

Las causas del melanoma

 

Las causas del melanoma son tan diferentes como comunes. La exposición contínua y prolongada a los rayos del sol es un factor de riesgo muy común. La piel, continuamente expuesta a todos los tipos de radiacion solar, puede sufrir ciertos tipos de quemaduras. Las más graves por exposición solar, son las que ocurren en la infancia o adolescencia, pero las que aumentan el riesgo de melanoma son las quemaduras producidas uando la edad es mayor.

Otro factor que puede provocar la aparición del melanoma es tener una piel sensible a la luz solar. Los diferentes fototipos de piel son las que marcan la facilidad de que aparezca este cáncer o no. Cuando la piel es más sensible a la exposición de los rayos solares mayor será el riesgo de padecer esta enfermedad.

A mayor cantidad de lunares, mayor es la posibilidad de que alguno de estos se termine desarrollando como melanoma. Estas marcas existen desde que nacemos o van apareciendo con el paso del tiempo, sobre todo tras la pubertad. Dentro de los lunares, el lunar atípico, es uno de los más complicados y que más facilita la aparición de este cáncer. Estos lunares planos, con aspecto de mancha suelen tener algunas características que los identifican. Los bordes irregulares o difuminados, variación de color, diámetro superior a 5mm o el enrojecimiento son los identificativos de estos lunares atípicos.

Otro factor que influye en la aparición de los melanomas son los antecedentes familiares. La genética juega un papel muy importante, cuanto más joven y más cercano sea el familiar que lo ha padecido es mayor la posibilidad de sufrirlo. Un sistema inmunitario debilitado también es uno de los factores para desarrrollar esta enfermedad. Pacientes trasplantados, enfermos por VIH, pacientes de cáncer o enfermedades autoinmunes, causan la depresión del sistema inmune, lo cual hace que el desarrollo de melanomas tengan más facilidad para aparecer.

Como detectar este tipo de cáncer

 

Existen muchas pautas para poder identificar la aparición de esta enfermedad.

La señal más importante para el melanoma es algún lunar nuevo en la piel o uno existente que haya cambiado en tamaño, forma o color. Otra señal importante es algún lunar que luzca distinto a los otros en su piel (conocido como el signo del patito feo).

Otros tipos de señales pueden ser una llaga que no cicatrice, la propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel que lo rodea, inflamación o enrojecimiento que va más allá del borde. Si la sensación al tacto sobre la mancha varía aumentando la sensibilidad o dolor es otra señal que indica el factor de riesgo.

Si presenta cualquiera de estas señales, acuda a su médico para una revisión de la piel. 

La identificación de este tipo de cáncer se establece también a través de la regla ABCDE en la que se definen a través de estas iniciales.

  • La letra «A» representa la asimetría. Lunares con forma irregular, por ejemplo a la división de a la mitad con aspectos diferentes.
  • La letra «B» representa el borde irregular. Los bordes irregulares, cortes u ondas son unas de las características de los melanomas.
  • La letra «C» representa los cambios de color. Crecimientos con variedad de colores o una distribución desigual de los mismos.
  • La letra «D» representa el diámetro. Crecimiento en lunares que tengan más de 1/4 de pulgada (alrededor de 6 milímetros).
  • La letra «E» representa la evolución. Un lunar que crece de tamaño, cambia de color o de forma. Los lunares  pueden evolucionar y producir nuevos signos y síntomas, como picazón o sangrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


La parte más importante sobre la aparición de melanomas es la consulta con un médico de cabecera o especializado en la dermis y todos sus aspectos.